Información

Autor:
Género: Narrativa
Año: 2019

Libro impreso

ISBN: 978-84-121019-9-7
Páginas: 320
Formato: Tapa blanda
Tamaño: 15x21 cm
Precio: 18 €

Sinopsis

Enrique Myro
(Sevilla, 1946)

Ingeniero Industrial. Académico Correspondiente de la Real Academia Sevillana de Buenas Letras. Miembro del Instituto de Estudios Almerienses. Autor de Washington Irving en Los Lugares Colombinos, Sevilla Revistada, Viaje por el Sur de España durante la Guerra de la Independencia de William Jacob (traducción), Informática Abierta, Ciudadanía y Creación de Empleo de Jason Hibbets (traducción), Lady Holland y el auditor Francisco de Bruna en Sevilla (monografía), Pablo de Olavide, Francisco de Bruna y Jovellanos (monografía), Faustino, de J. Pezzl (traducción y adaptación) y El Renacer de la Rebelión Ilustrada, biografía novelada de don Pablo de Olavide.

Todas las ciudades tienen una historia y todas las historias tienen su novela.

En este caso la ciudad es Sevilla, pero igualmente podrían haber sido Valencia, Segovia o Teruel; la historia, los amores de una reina y un infante recuperados siete siglos después por un ingeniero y una profesora universitaria, aflorando la carga erótica contenida en el tiempo, siempre alrededor de una Torre, la de don Fadrique, icono sevillano del Amor.
El autor nos invita a un paseo por sitios de la ciudad donde nunca van los turistas, contándonos curiosidades de dichos lugares que éstos nunca llegarán a conocer, y deleitándonos con una gastronomía autóctona que nunca probarán.
En este contexto se narra, además, con un realismo inquietante los avatares que sufren los intelectuales cuando intentan denunciar los manejos semióticos con los que famosas sagas mediáticas, por ejemplo, Indiana Jones y El Señor de los Anillos, tratan de influir subliminalmente en el pensamiento de la sociedad. En este caso se ven obligados a esconderse en San Carlos del Valle, un encantador enclave cervantino con una curiosa iglesia y una hospedería espectacular.
La técnica de “narrador observador” usada con soltura por el autor, y el humor que adereza el texto, a la vez que despierta interés y mueve a la reflexión, hacen que la obra se lea de forma fácil y amena.