Información

Autor:
Género: Ensayo humanístico
Año: 2019

Libro impreso

ISBN: 978-84-949946-7-8
Páginas: 430
Formato: Tapa blanda
Tamaño: 17x24 cm
Precio: 17 €

Libro impreso: 17
Añadir a la cesta

Sinopsis

Fernando Ojea

Doctor en Filosofía y Ciencias de la Educación por la Universidad Complutense de Madrid. Ha ejercido como profesor de filosofía en diversos Institutos. Es miembro de la Sociedad Española de Fenomenología. Actualmente pertenece al equipo de investigación de Filosofia del nacimiento. Repensar las Humanidades médicas (FiL-NaC), Universidad de Alcalá de Henares. Ha publicado los siguientes libros: "Angustia y sentido (La nada tiene la palabra)"; "Sentido del nacimiento y origen del sentido"; "El nacimiento y la pregunta fundamental de la filosofía".

El presente texto se propone recuperar, de la mano de la memoria, la esperanza que no cesa de latir bajo toda acción humana. Esperanza, siempre abierta e inacabada, que a lo largo de nuestra vida se ofrece a la memoria para ser re-creada y llevada hacia nuevos caminos de fecundidad. ¿Podrá, también, actualizarse de esa manera la esperanza de aquéllos a los que hemos sobrevivido, podrá incorporarse el aliento de su ya devenido trayecto al del presente y ser conducido hacia imprevisibles cumplimientos? ¿Sería posible extender ese prodigio no sólo a aquéllos de que hemos sido testigos sino, asimismo, a los más lejanos cuya existencia nos fuese posible reconstruir? Las preguntas no cesan de multiplicarse: ¿nos será dado redescubrir, a través de la memoria, los alcances y limitaciones del esperanzado pasado que ha dado lugar a nuestra propia exitencia en el mundo, para relanzar a esta hacia un inédito porvenir? ¿Cabría concebir, en suma, una memoria de la esperanza de nuestro mundo y de la propia naturaleza cuya trasnsformación responde a la progresiva constitución de aquél? ¿No ocultará, en fin, esa memoria de la esperanza el secreto de un nuevo destino sobre la tierra? Pero ante todo, y para consagrar la inalterable posibilidad de esta memoria, el presente estudio comienza sometiéndola a una de sus pruebas más decisiva: la de su vigencia en el duelo de los progenitores ante la muerte del hijo.