Información

Autor:
Género: Novela memorialística
Año: 2016

Libro impreso

ISBN: 978-84-945890-9-6
Páginas: 334
Formato: Rústica
Tamaño: 15x21 cm
Precio: 20 €

Libro impreso: 20
Añadir a la cesta
Disponible en Amazon

Segunda Edición

Sinopsis

El hijo del aparcero, es el libro de memorias de un muchacho nacido en el seno de una familia de campesinos en los cortijos del campo almeriense allá por los años cuarenta del pasado siglo; aunque se debe apostillar que esta novela no es solamente eso; es el principio de una larga saga de novelas, cuyo protagonista, Fabián Cartujano, narra todas sus peripecias por España, Europa y América; no es autobiográfica, pero si retoma el autor vivencias del pasado que dan sentido de veracidad a la obra.
Nos encontramos en sus páginas, con detalle erudito, la vida de los señores del campo (señoritos) y aparceros, en los años de la posguerra, las formas de vida campesinas, (hoy en día casi desaparecidas), la visión de la ciudad desde la óptica del niño que vive en el campo, los retos que deben afrontar estas personas, el éxito y el fracaso, la supervivencia y el afán de superación en un mundo hostil. En definitiva, la felicidad como destino y ambición de todos y la insatisfacción como factor de madurez y creación de la personalidad.

De esta obra, ha dicho Mª Dolores González Cantos, lingüista y Catedrática de Literatura en Sevilla, que: “Podría decirse que Campos de Nijar de Juan Goytisolo se continúa en esta novela que el escritor José Navarro Ballesteros titula El hijo del aparcero. El paisaje y la geografía, que son los mismos, están muy presentes; la dureza de la tierra y de las condiciones de vida, es igualmente reflejada. El hilo conductor es el protagonista, Fabián Cartujano, que cuenta sus memorias a través de un recurso inicial: ya padre de familia, lleva a sus hijos a la tierra donde nació y creció. Se suceden los episodios de su niñez y adolescencia con gran riqueza de personajes y a través de escenas y episodios llenos de vivencias. Aun en los momentos de dureza o injusticia, de dolor o de infortunio, el relato tiene ritmo, gracia y vivacidad. Las anécdotas y pequeñas historias de personajes o localidades están elegidas con acierto, de manera que cada una de ellas tienen una razón de ser dentro del conjunto del relato, e inciden en las circunstancias vitales del protagonista y por tanto en su construcción como personaje central de la novela.”