Información

Autor:
Género: Ficción moderna y contemporánea
Año: 2014

Libro impreso

ISBN: 978-84-16198-36-8
Páginas: 248
Formato: Rústica
Tamaño: 15x21 cm
Precio: 14 €

Libro impreso: 14
Añadir a la cesta

Sinopsis

Hay personas que les toca vivir una vida miserable, como si la madre Naturaleza tuviera una gran tómbola en donde todos, sin saberlo, compramos una papeleta al nacer, como le ocurrió a Rodrigo que tuvo la mala fortuna de que le saliera un premio que consistía en un juguete defectuoso, su propio cuerpo, pero que era lo que le había tocado cuando vino a este mundo, sin opción a que le dieran otro en esa grande y única tómbola.

Rodrigo sacó la papeleta de la tómbola en el pueblo de Malagón (Ciudad Real) el 14 de Marzo del año 1955 y esta papeleta posiblemente era la peor que tenía la rifa, ya que su madre murió en el parto en la España rural y profunda de aquellos tiempos. El chico además, nació con una deformación en la pierna izquierda: se trataba de un pié zambo que fue tratado en el Antiguo Complejo Hospitalario de Ciudad Real, teniendo que ir periódicamente su padre con él para que le enyesasen la pierna, con el fin y a base de estiramientos del pié, recuperara éste, su posición normal.

En el servicio militar le dieron de baja, sin ir más allá, al notar que cojeaba y que sospecharon que la causa era porque tenía un testículo muy abultado, inflado de líquido que, su colgadura hacía que se le bajara el testículo a la entrepierna y no pudiera correr. No era del todo cierto ya que también estaba motivado por las operaciones mal hechas realizadas sobre el pié zambo. Tuvo que ir de un sitio para otro buscando trabajo. Conoció a una chica que, a los 8 años le dejó porque a pesar de haber sido operado del testículo, en un análisis le dijeron que no podía concebir hijos y ella notaba la necesidad de ser madre. Después de una depresión que le duró 5 años pensando en ella y dándose a la bebida, conoció a una vagabunda que, también tenía su historia triste y ambos se salvaron de sus respectivas depresiones y de sus pasados amargos. Cuando todo les iba bien, a Rodrigo le detectaron la enfermedad de Alzheimer porque poco a poco y de forma progresiva estaba perdiendo la memoria.

Los dos se querían mucho después de haber salido del pozo negro en donde habían caído, entonces Mariana aceptó casarse, a petición de él, para poder dedicarse a atenderle mejor, hasta el final, llevando una vida desgarradora y a la vez feliz entre los dos hasta el fallecimiento de Rodrigo, en donde se pone de manifiesto la entrega, el sacrificio y el amor de Mariana que, cumple solícita, al pié de la letra, las recomendaciones del Dr. Del Olmo para que Rodrigo se sienta contento y feliz durante todo el periodo que duró esta enfermedad irreversible que, terminó con su vida.